La literatura infantil es un gran universo de imaginación y creatividad donde el lenguaje literario desempeña un papel fundamental, y dada esta importancia que tanto escritores como lectores de libros le damos a este tipo de lenguaje, exploraremos sus características principales y ejemplos que hacen que la lectura sea una aventura más emocionante y llevadera.

¿Qué es el lenguaje literario?

El lenguaje literario es la técnica de comunicarse a través de las palabras de una manera que va más allá de la simple transmisión de información, y en Rimpompante somos conscientes que este tipo de lenguaje es esencial para cautivar a nuestros jóvenes lectores y transportarlos de la realidad al cuento o novela que están leyendo.

El lenguaje literario es un aspecto fundamental dentro de la escritura creativa y la literatura en general, la cual se refiere al uso particular y artístico del lenguaje para transmitir significados más allá de la mera comunicación informativa, por lo que en lugar de simplemente transmitir hechos o ideas, el lenguaje literario busca evocar emociones, provocar reflexiones y crear imágenes vívidas en la mente del lector.

Además, el lenguaje literario tiende a ser más connotativo que denotativo, lo que significa que se centra en sugerir ideas, sentimientos y atmósferas, en lugar de simplemente describir objetivamente la realidad. Los escritores suelen jugar con las palabras y las imágenes de manera imaginativa, permitiendo que el lector participe activamente en la interpretación del texto, algo muy relacionado con las descripción literaria como comentamos en otros de nuestros artículos del blog.

Características del lenguaje literario

Características del lenguaje literario

El lenguaje literario va más allá de la simple comunicación, por lo que es importante resaltar las características distintivas del lenguaje literario para ofrecer a nuestros jóvenes lectores experiencias únicas en sus lecturas:

  • Imaginación desbordante: Buscamos trascender la simple narración de hechos, invitando a los niños a explorar mundos imaginarios donde la fantasía y la creatividad no conocen límites, lo que se traduce en historias que van más allá de la realidad, capturando la atención y la curiosidad de los jóvenes lectores.
  • Uso creativo del lenguaje: En lugar de conformarnos con la prosa común, fomentamos el uso creativo del lenguaje, utilizando metáforas, juegos de palabras y expresiones poéticas para enriquecer cada página.
  • Variedad de estilos: Reconocemos la importancia de la diversidad de estilos literarios, donde desde la prosa hasta la poesía se busca ofrecer una variedad de lectura y estilos que enriquezcan la lectura de los lectores.
  • Profundidad emocional: Cada palabra se selecciona cuidadosamente para evocar emociones y conectar a los niños con los personajes y las situaciones, lo que permite que nuestras historias no solo entretengan, sino que también dejen una impresión emocional.
  • Inclusión de elementos sensoriales: Buscamos no solo contar historias, sino también permitir que los niños sientan, vean, oigan y experimenten a través de las palabras gracias a que las descripciones sensoriales enriquecen la lectura.

Tipos de lenguaje literario

El lenguaje literario se clasifica en diversas formas, cada una con su propia esencia y función en la narrativa. Sin embargo, existen tres de los tipos más prominentes son el lenguaje narrativo, el lírico y el dramático, cada uno aportando una dimensión única como en las historias que contamos en Rimpompante en distintos tipos de cuentos e historias.

Narrativo

El lenguaje narrativo se utiliza principalmente en la narrativa, es decir, en la creación de historias o relatos, caracterizándose por tener su estructura temporal y un enfoque en la narración de eventos y acciones, en el cual el narrador actúa como un intermediario entre la historia y el lector, contando los acontecimientos desde una perspectiva particular.

El lenguaje narrativo se centra en la descripción detallada de personajes, escenarios y situaciones, utilizando una variedad de recursos para construir una narrativa coherente para envolver al lector, donde los diálogos, los monólogos internos y la descripción sensorial son elementos comunes del lenguaje narrativo que ayudan enriquecer su experiencia.

Lírico

El lenguaje lírico se encuentra principalmente en la poesía y se caracteriza por su énfasis en las emociones, los sentimientos y las experiencias personales del poeta. A diferencia del lenguaje narrativo, que se enfoca en contar una historia, el lenguaje lírico busca transmitir estados de ánimo y sentimientos.

En el lenguaje lírico, se privilegia la musicalidad y la expresión poética sobre la narrativa lineal, donde los poetas utilizan recursos como la rima, el ritmo, la métrica y las figuras retóricas para crear una experiencia estética y emocional.

Dramático

El lenguaje dramático se emplea en el teatro y se centra en la interacción entre personajes a través del diálogo y la acción escénica. A diferencia de la narrativa, donde un narrador relata los eventos, y del lenguaje lírico, donde el poeta expresa sus sentimientos de manera personal, en el lenguaje dramático los personajes hablan directamente entre sí, revelando sus pensamientos, deseos y conflictos a través del diálogo.

El lenguaje dramático se caracteriza por su capacidad para crear tensión y suspense a través de la interacción entre los personajes, donde los dramaturgos utilizan el lenguaje para desarrollar conflictos, explorar temas universales y dar vida a los personajes en el escenario.

Tipos de lenguaje literario

Ejemplos de lenguaje literario

Para que os resulte más sencillo comprender el lenguaje literario, es importante ofrecer ejemplos concretos que destaquen esta forma de expresión, donde podremos apreciar cómo los escritores utilizan ingeniosamente el lenguaje para crear obras maestras literarias.

  1. «Don Quijote de la Mancha» – Miguel de Cervantes
    «En resolución, él se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio, y así, por dormir poco y leer mucho, se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio.»

En este pasaje, Cervantes utiliza la ironía para describir la obsesión de Don Quijote con la lectura, creando una imagen humorística y satírica.

  1. «Las flores del mal» – Charles Baudelaire
    «¡Oh tú, el más sabio de los enfermos,
    Melancólico viajero del cielo! ¿Qué nostalgia de loba te asoma
    Del fondo de tus ojos soñadores?»

Baudelaire emplea metáforas y simbolismos para evocar una profunda melancolía y explorar la complejidad del alma humana.

  1. «El principito» – Antoine de Saint-Exupéry
    «Solo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.»

Saint-Exupéry utiliza la personificación y la metáfora para transmitir una lección profunda sobre la importancia de ver más allá de las apariencias superficiales.

Estos ejemplos ilustran cómo el lenguaje literario va más allá de la mera comunicación, transformando las palabras en herramientas que despiertan emociones, reflexiones y conexiones profundas con el lector.

Figuras literarias

Las figuras literarias se posicionan como recursos lingüísticos, añadiendo un toque distintivo y artístico a la escritura, permitiendo a los escritores explorar la creatividad y expresar significados más allá de la estructura gramatical convencional.

Metáfora

La metáfora es una figura literaria que establece una relación de semejanza entre dos términos, creando imágenes potentes en la mente del lector.

Ejemplo: «El amor es un fuego que arde sin ser visto.»

En esta metáfora, el amor se compara con un fuego, transmitiendo la intensidad y la pasión que caracterizan a esta emoción.

Ironía

La ironía implica expresar lo contrario de lo que se quiere comunicar, generando un contraste entre la apariencia y la realidad.

Ejemplo: «Qué hermoso día para un paseo», dicho en medio de una tormenta.

Esta ironía resalta la contradicción entre el comentario aparentemente positivo y la situación climática adversa.

Símil

El símil es una figura que utiliza «como» o «cual» para establecer comparaciones explícitas entre dos elementos.

Ejemplo: «Sus ojos brillaban como estrellas en la oscuridad.»

Esta comparación aporta brillo y destaca la luminosidad de los ojos de manera evocadora.

Personificación

La personificación atribuye características humanas a objetos, animales o conceptos abstractos.

Ejemplo: «El viento susurraba secretos a través de los árboles.»

Aquí, el viento adquiere la capacidad de susurrar, dotándolo de cualidades humanas.

Anáfora

La anáfora consiste en la repetición de palabras o frases al inicio de varias oraciones consecutivas.

Ejemplo: «Era la risa, era la esperanza, era la luz en la oscuridad.»

La anáfora refuerza y enfatiza las cualidades positivas mediante la repetición estructurada.

Hipérbole

La hipérbole implica exagerar una idea para enfatizarla o darle mayor énfasis.

Ejemplo: «Tenía un hambre que podría devorar un elefante.»

Esta hipérbole intensifica la sensación de hambre de manera humorística y llamativa.

En conclusión, el lenguaje literario es una herramienta fundamental en la creación de obras literarias, ya sea en forma de narrativa, poesía o teatro, con la que gracias a sus características distintivas lo convierten en un medio poderoso para transmitir significados más allá de la mera comunicación informativa.

A través del lenguaje literario, los escritores pueden explorar la condición humana, provocar reflexiones profundas y conectar con los lectores a un nivel emocional, ofreciendo una amplia gama de ejemplos que ilustran el potencial creativo y expresivo del lenguaje literario. Es a través del lenguaje literario con la que podemos experimentar la magia de la palabra escrita y comprender mejor la complejidad y la riqueza del ser humano.

Déjanos un comentario